ANCUDCHILOÉNOTICIAS

Incendio Iglesia Ancud: Madre del único imputado espera que su hijo quede libre

El próximo martes 2 de marzo finalizará la audiencia de preparación de juicio oral ante el Juzgado de Garantía de Ancud, en el caso del incendio que afectó a la Iglesia San Francisco y donde el único imputado, Darío Chacón, espera sentencia del juicio.

La pérdida de la iglesia Católica, marcó a la comunidad, por lo sorpresivo y porque  ningún templo chilote había sido atacado a la fecha, bajo ningún contexto, salvo rumores en el mes de noviembre del 2019 sobre personas desconocidas  que merodearon la iglesia de Nercón, situación que quedo en nada.

ENERO 2020

Los hechos se remontan  a la madrugada del 22 de enero del 2020, en momentos en que bomberos terminaba de apagar los escombros de una de las iglesias más emblemáticas de la zona norte de la provincia de Chiloé, ante la mirada atónita de los fieles y creyentes que veían destruido un templo que marcó la vida de los ancuditanos. Luego de un control de detención realizado por Carabineros, Darío fue detenido en los alrededores, horas más tarde la PDI irrumpió en su hogar y minutos más tarde fue detenido, permaneciendo en prisión preventiva hasta el día de hoy.  Lo anterior envuelto en un mando de irregularidades, de acuerdo a la versión de su madre. En la actualidad, enfrenta querellas de parte de la Intendencia, el Obispado de Ancud, el Ministerio del Interior y la fiscalía que pide 10 años y un día de presidio mayor en su grado medio, por su eventual participación en el incendio de la Iglesia.

De acuerdo al relato de los hechos, luego de su detención, durante alrededor de tres meses, Darío Chacón estuvo internado en el Hospital Clínico de Puerto Montt, en internación provisoria, desde el 24 de enero al 17 de abril de 2020, a la espera de que se le realizara un informe pericial psiquiátrico, que comprobara o descartara algún tipo de enajenación mental, en algún momento estuvo engrillado y en condiciones, que de acuerdo a su abogado defensor no correspondía. 

Finalmente el informe psiquiátrico que se realizó el 4 de marzo,  arrojó que Darío no presentaba patología o enajenación alguna. Estuvo en las dependencias del hospital hasta el 17 de abril, cuando, a petición de su defensa, se modificó la medida cautelar y se decretó arresto domiciliario total, junto a otras cautelares, como arraigo nacional, y prohibición de comunicarse con los testigos. Sin embargo, la  medida solo duró cinco días, porque los querellantes recurrieron a la Corte de Apelaciones para revocar la decisión y así se decretó prisión preventiva del joven en el C.D.P de Ancud, a la espera del juicio definitivo.

Anteriormente a este hecho, Darío tuvo un problema con la justicia  en la ciudad de Valparaíso, tuvo una sanción  por un rayado  en octubre del 2019 en el contexto del estallido social, donde pago con dos días de reclusión y calificado como una falta mínima, de acuerdo a lo confirmado por su madre Julita Velásquez.

A la fecha se han realizado cuatro audiencias de revisión de  la medida cautelar. La última de ellas, el pasado 5 de febrero, cuando se resolvió mantener en prisión preventiva a Darío Chacón, a la espera del resultado de la audiencia de preparación del juicio oral, que se realiza en estos días.

El abogado defensor de Darío Chacon, Humberto Ramírez señaló que no puede entregar detalles de su acción judicial, sin embargo señaló que “la audiencia comenzó el pasado martes, se realizó una sesión el miércoles  desde las 13 a las 17 horas y continuamos el lunes y  creo que debiésemos de terminar  el martes”, precisó el jurista. 

LA VERSION DE LA MADRE

Julita Velásquez  madre del detenido considera que la justicia ha sido arbitraria en el caso de su hijo, “Desde el momento de la detención  irregular,  Darío se considera un preso político y yo también lo considero así,  porque el juicio  no se puede demorar tanto, porque no pueden tenerlo privado de libertad, porque la investigación se puede hacer  con arresto domiciliario, hay otras salidas legales”, señala la madre.

¿Pero, por qué es  considerado un preso político? En palabras de  Julita Velásquez, “por la demora del juicio, además él fue detenido el día 19 de octubre  en el contexto de la revuelta social  y le sacaron la cresta los milicos y por eso regreso a Ancud” haciendo alusión a lo vivido en Valparaíso.

“Yo espero la libertad de mi hijo porque es inocente y buscar a los responsables del incendio de la iglesia  porque este año que lleva mi hijo detenido no se lo devuelve nadie  y el daño que nos ha provocado como familia es tremendo. La última vez que lo vi,  me asusto un poco,  porque empezamos a salir en páginas nazi  y nos tienen identificados  y aparecen fotografías, nombres  y fotos”, señala Velásquez.

La madre de Darío  señala en su relato, que “El día de la audiencia comenzó a pasar una furgón blanco por fuera de la casa  y cada vez que trataba de conectarme a la audiencia se  interfería la señal, se me acuso además de subir una foto de una de las  abogadas querellante algo es que es absolutamente falso. Yo no tome fotografías de la audiencia solo quise comprobar  que no podía conectarme y solo lo podía hacer cuando  se conectaba el abogado defensor, pero no con el resto y mientras eso pasaba el vehículo blanco volvía a pasar frente a mi casa” precisa Julita, agregando además,  que una vecina incluso le comento que había parado frente a su casa un jeep blanco con dos personas  y tomaron fotos de la casa de al lado  y salieron arrancando “, dando cuenta de la persecución que ella acusa en contra de su persona.

Sobre los apoyos recibidos en este caso, Julita Velásquez reconoce que no está sola en su lucha personal, “A mí me está apoyando un colectivo desde Francia  que está vinculado con una madrina, donde ellos me apoyan con asesoría legal para que yo pueda entender el proceso y apoyo sicológico. Este  colectivo está formado por chilenos que viven en distintos países, además me está apoyando  la agrupación de presos de Melipulli, que en el fondo me apoyan con cosas para enviarle encomiendas a Darío, me envían en los momentos en que no he podido trabajar con cositas”, puntualiza ella.  

Esta situación personal, la ha motivado  a realizar y mantener una campaña, “En el fondo mi lema de lucha es resaltar la parte humana de Darío, porque aquí se habla de un número y son muchos. La obra se llama “Hasta cuando Tanto Olvido”, porque en el fondo lo que representa es mi lucha en este momento  por mi hijo. No podemos olvidar en  este país de injusticias,  que no podemos olvidarnos de cada una de las personas  que están recluidas, sin libertad, por tener una postura  frente a este sistema o a esta gobierno tan nefasto actual”.

Julita Velásquez define a su hijo como un joven creativo, talentoso, y autodidacta en todo ámbito, desde pequeño estuvo ligado al mundo del arte y es un joven muy conocido desde pequeño en Ancud. Con los insumos que le ha aportado su red de apoyo, cuenta que Darío ha hecho poleras con un diseño propio. Una de ellas, con la consigna “Hasta cuándo tanto olvido”, elaborada a partir de un papel reciclado, enmarcada en casa de su madre y cuya consigna ha incorporado como lema. 

Julita Velásquez, a través  de sus redes sociales ha contado día tras día, lo que ha significado el proceso de Darío, las persecuciones de personas desconocidas y situaciones que a ella le parecen sospechosas y que rodean este caso, pero se mantiene fuerte y decidida para sacar a su hijo de la cárcel,  espera que exista un proceso justo y se encuentren a los verdaderos responsables de la quema de la iglesia de Ancud.

Leer la noticia completa

Sigue leyendo El Insular

Botón volver arriba