FOGÓN CULTURALGUARDIÁN DEL MITO

Acerca del tránsito y lo que se observa por las ventanas. O el retrovisor

Ruido se define como “un sonido inarticulado o confuso que suele causar una sensación auditiva desagradable”, por eso, cuando se trata de comunicar con claridad, hay que eliminar el ruido de fondo, limpiar todo aquello que perjudique la percepción del mensaje, que la perturbe.  En este libro, entonces, hay una declaración explícita de tomar esta expresión y llevarla al protagónico primer plano del título como si el oído no necesitara / no quisiera limpiar eso que, difuso, quiere entrar al plano principal.

La fotografía de portada se colude con esta enunciación y nos da otra clave de lectura: la foto de una carretera sin encanto, oscura, situada en cualquier parte, dejando ver unos bloques donde se están sentados unos jóvenes cuya actitud es de relajo y hay apenas unas hilachas de paisaje natural al costado de lo que se adivina, la entrada a un túnel.

Entonces, se anuncia una nueva versión del ruido de fondo, que comprobamos con la lectura de las tres secciones del libro. Será puesto en relieve y se hablará de viaje sin ambición de revolución vital, apenas recoger fragmentos de la vivencia personal / generacional tal vez (eso dado por la franja musical citada y sampleada) y mirarla con algo de indiferencia, tristeza, decepción, como si la voz de los poemas hiciera una disección cadavérica del presente.

Entramos en un recorrido por una ruta interior, por los intrincados recovecos de las relaciones íntimas con versos trenzados a citas de canciones, enumeración de objetos y situaciones que van dando cuerpo a una memoria en movimiento. En el trayecto, esta voz constata que “El país se redujo a un pueblo / y el pueblo a la casa” en una especie de fuga hacia adentro.

El viaje, se estaciona en la casa, en la sección del mismo nombre, pero tampoco se trata de quietud o contemplación, hay bullir de incertidumbre y abandono. Se derrumba la casa, no el mundo. La casa cerrada sobre sí misma contiene la vida de todos, se abre, cierra, va extrayendo de los habitantes materia viva que acumula en sus esquinas. Los juegos infantiles, su obsesivo devenir, descritos parecen un desmantelamiento del país soñado (¿hubo alguna vez un país soñado?) Y están también las figuras tutelares del padre, del abuelo, la línea de antecesores que fueron dejando también una huella en los sillones, un ajado repaso por latitudes que suenan como ecos de abatimiento, señales de las vicisitudes que, de algún modo, se heredan.

Esta poesía ensancha su expresión en diálogo, además de la música, con el cine y remite a claves que se han incorporado a nuestro imaginario: carreteras, planos, ejercicios de cámara, vehículos atravesando paisajes y tiempos; las palabras se acoplan al ritmo, trayecto que no es uniforme, ni va en una dirección única.

En paralelo y como parte esencial de esta lectura, encontramos las fotografías de Elde Gelos, quién va disparando su cámara en distintos escenarios, con su propia visión de paisajes, móviles y borroneados fragmentos de un mundo en blanco y negro, breves capturas de tiempo, de sensaciones que comparten viaje con los poemas de José Tomás Labarthe.

Se suma también, un código para escanear y seguir los temas que están citados / revisados / recogidos en este escenario que es lírico y acústico. Un estímulo para pensar en los desafíos de completar con nuestra propia “escucha” este viaje, sumarse al ruido de fondo que tal vez se traslape con el propio itinerario vital.

Ruido de Fondo

José Tomás Labarthe

LOM Ediciones, 2023

José Tomás Labarthe. Nació en Santiago en 1984. Vive en Curicó. Ha publicado los poemarios Ruido de fondo y Perro verbal. En no-ficción es autor de los dos volúmenes de entrevistas La viga maestra: conversaciones con poetas chilenos 1973-1989 y Jaguar: conversaciones con narradores chilenos 1990-2019, un diálogo de casi medio siglo con la literatura chilena. Trabajó en la página cultural del diario La Nación y edita la revista Medio Rural. Actualmente dirige.

La Editorial UCM.

Miguel Ángel Felipe Fidalgo es fotógrafo y editor. Elde Gelos es su alias. Nació en Asturias, España, en 1969. Vive en Chile desde 1996 y ha desarrollado su obra en España y en Sudamérica. Ha publicado los libros La piedra en el aire y Berma. Es cofundador de Humo, una iniciativa para el desarrollo de proyectos fotográficos. Dirige también el sello independiente Ediciones La Visita. Trabaja como editor fotográfico del diario Las Últimas Noticias.

Guardián del Mito: Rosabetty Muñoz

Leer la noticia completa

Sigue leyendo El Insular

Botón volver arriba
Link partner: slot5000 gaspol168 liga play sky77 zeus138 hoki99 kaisar888 bro138 koko303 situs toto togel idn slot roman77 boss88 king168 138 slot mantap138 kaisar138 indobet gbo338 hoki368 aladin138 elanggame luxury138 gen77 idncash qqalfa idngg dewagg