FOGÓN CULTURALGUARDIÁN DEL MITO

Manifiesto por la lectura: Irene Vallejo

En 2020, los editores españoles reunidos en gremio, le pidieron a Irene Vallejo que escribiera un texto para acompañar la petición de un Pacto por la Lectura y el Libro. Este pequeño ejemplar editado por Ciruela, de factura preciosa, es el ensayo que resultó y es una apasionada defensa de la experiencia de leer.

“Nada de lo que ocurre lo vivimos por primera vez” afirma Vallejo en la parte final de este pequeño y contundente manifiesto; parece tan simple esta declaración y tan cierta, sin embargo, no logramos aquilatarla en toda su dimensión. Por lo pronto, y tomando al pie de la letra esa afirmación, diré que ya había leído el extraordinario El Infinito en un junco de la misma autora y me había maravillado no solo con su conocimiento sino con su envolvente narrativa. El libro presente es un esqueje, un fragmento que se ha desprendido del ensayo original y que se escribe para seguir conversando con el lector, para fijar algunas ideas y maravillas que nos produce la lectura delineando como quien enmarca lo esencial de sus descubrimientos en torno a este mundo de las palabras impresas.

Al inicio de libro se deja constancia de cómo la fragilidad de nuestra especie es contrarrestada por la potencia ilimitada de la imaginación y las palabras; de cómo este ser humano, que tarda más que cualquier otro animal en ser independiente y que está expuesto a que hasta un pequeño virus lo mate, ha sido capaz de elaborar teorías, cuentos, edificar sistemas de pensamiento, crear complejas tramas de convivencia social, etc. por medio de la combinación del alfabeto. Califica – con toda razón – de prodigiosa esta capacidad del ser humano y elabora, a través de sus breves 51 páginas una serie de apartados o capítulos donde va describiendo todas las bondades y peligros a que nos expone este artilugio.

Nos enseña a conocernos a nosotros mismos y a otros en un continuo develar misterios interiores; nos enseña a comunicarnos y ejercer la democracia; nos alimenta de sueños y así educa la capacidad para cumplirlos; nos sorprende cuando abrimos la posibilidad de otras vidas, otros modos de pensar, otras culturas; nos hace viajar en el tiempo; concentra una variedad de mundos en unas cuantas páginas; conviven tranquilamente en las repisas o anaqueles relatos contradictorios, opuestos, enemigos; nos asomamos a lugares donde la pluralidad no necesita ser declarada y defendida. La Biblioteca , dice Irene Vallejo, tal vez sea una verdadera utopía.

“Como nosotros mismos y nuestras esperanzas, los libros son frágiles”. A pesar de que ha sobrevivido a incendios, guerras, inundaciones; el libro está en peligro. Más que por problemas del medio, menos que el deterioro de los materiales, pareciera que el verdadero riesgo está en no medir su valía, en el abandono de los libros y su tesoro por parte de la sociedad, las escuelas, los medios de comunicación, las redes sociales. No se trata de disputar la atención a las pantallas, sino de reconocer que nuestro cerebro necesita de los tiempos, el sosiego, la calma y concentración que se opone a la inmediatez de la narrativa tecnológica y sus aparatos que lo copan todo. La convivencia entre ambos sistemas es desafiante, nuestro empeño sería revisar la forma de quedarnos con lo mejor de ambas.

Este pequeño libro de Irene Vallejo, debería estar en todas partes y ser leído especialmente en las escuelas por profesores, padres. Pero también por periodistas, autoridades, público en general. Una edición tal vez menos exclusiva (en el sentido de costosa) que diera vueltas por todos los espacios públicos sin distinción.

Irene Vallejo

(Zaragoza, 1979) estudió Filología Clásica y obtuvo el Doctorado Europeo por las universidades de Zaragoza y Florencia. En la actualidad, lleva a cabo una intensa labor de divulgación del mundo clásico impartiendo conferencias y cursos.Colabora con el diario Heraldo de Aragón y con El País Semanal. De su obra literaria destacan las novelas La luz sepultada (2011)El silbido del arquero (2015). Ha publicado ensayos y libros infantiles. Las antologías Alguien habló de nosotros (2017)El futuro recordado (2020) recogen sus artículos periodísticos. En 2020 recibe el Premio Nacional de Ensayo por el libro El infinito en un junco

Fragmento de Manifiesto por la lectura.

Nuestra auténtica fortaleza es creativa. Gracias a la imaginación, hemos inventado el mito de Ícaro y los aviones, el Nautilus y los submarinos, los viajes estelares de Luciano y el Apolo XI. Si los humanos no hubiéramos fabulado con tierras soñadas como El Dorado o con seres mitológicos como las sirenas, no habríamos podido explorar territorios desconocidos ni llegar a la luna, alumbrar la teoría de la relatividad, el automóvil o el ordenador. Lo imposible debe ser soñado primero, para algún día hacerlo realidad

El Guardián del Mito: Rosabetty Muñoz

Leer la noticia completa

Sigue leyendo El Insular

Botón volver arriba